Esta semana hablaremos de la Vitamina C porque es importantísima para nuestra salud y belleza. ¿Os animáis a conocerla un poquito más?

La vitamina C es conocida por ser una excelente aliada para reforzar las defensas de nuestro organismo y un fantástico antioxidante presente principalmente en los cítricos, pero también en muchos alimentos que son desconocidos por esta virtud.

La vitamina C, también conocida como ácido ascórbico, es un nutriente esencial que nuestro cuerpo no sintetiza por sí mismo, así que es muy importante incorporarlo a nuestra alimentación con la ayuda de la dieta o un complemento nutricional para disfrutar de sus excelentes beneficios.

vitaminac2

 

Aquí os apunto algunos de ellos:

Cuida tu piel

La vitamina C sirve para formar la proteína fundamental en la síntesis del colágeno e interviene directamente en el metabolismo de los tejidos (piel, tendones, ligamentos y vasos sanguíneos). Además es útil para sanar heridas y formar el tejido cicatricial o para reparar y mantener el cartílago, los huesos y los dientes. Se ha demostrado también que mejora las afecciones de la piel como los eccemas o la psoriasis.

Mejora el sistema inmunológico

La vitamina C ayuda a mejorar la respuesta del sistema inmunológico porque destruye sustancias tóxicas del organismo como los nitritos y nitratos presentes por ejemplo en los productos cárnicos y embutidos preparados. También puede ayudar en los tratamientos de la artritis, el reúma y en el tabaquismo por sus propiedades antioxidantes.

¡Arriba ese ánimo!

La vitamina C nos ayuda a formar los neurotransmisores, lo que se traduce en que nos echa una mano en esas “depres” estacionales que a veces podemos tener.

Antirradicales

Por sus propiedades antioxidantes protege a las células de los radicales libres relacionados con algunos tipos de cáncer y sobre todo con el envejecimiento.

Tips a tener en cuenta para el consumo de Vitamina C

La cantidad diaria recomendada es de 90 mg en hombres y 75 mg en mujeres y al contrario de lo que siempre se ha pensado, que el exceso se elimina sin causar ningún daño, investigaciones recientes defienden tomar la dosis justa de vitamina C.

No solo de naranja y limón hablamos cuando hablamos de alimentos con vitamina C. Por ejemplo la Papaya contiene un 200% más de vitamina C que la naranja. Aquí os dejo algunos de los alimentos más ricos en este nutriente: bayas rojas, kiwi, papaya, pimiento rojo y verde, tomates, espinacas, naranja, boniato, limón, brócoli, fresas, coles de Bruselas y melón.

Si tu dieta no incluye los alimentos anteriores, quizá tengas que pedir consejo y comenzar a aportar a tu organismo vitamina C mediante un complemento nutricional.

 

A disfrutar de esta vitamina y de todos sus estupendos beneficios!!