La caspa es la formación de células muertas que se forman en grandes bloques y se ven como costras de piel formadas en el cuero cabelludo.
Nosotros no vemos que las células de la piel del cuero cabelludo sano se van renovando de manera natural y se van eliminando en los cepillados y lavados en formas de escamas invisibles y diminutas. Pero sí que vemos esas escamas llamadas caspa, que es la formación de esas células muertas del cuero cabelludo que se van formando con un ritmo más asiduo que el habitual por una veloz renovación celular, ya que mueren y son reemplazadas aproximadamente cada dos semanas, sin embargo, en una persona sin caspa tarda alrededor de un mes.
Es una afección muy frecuente tanto en adultos como en niños, independientemente de la raza o edad. Es muy incómoda ya que genera rojez, picor y descamación, siendo su denominación más común la de dermatitis seborreica capilar. No es contagiosa ni es provocada por falta de higiene.
Es recomendable evitar rascarse excesivamente, ya que rascarse hasta quebrar la piel puede aumentar el riesgo de infecciones y alopecia provocada por afecciones a la piel.
La caspa se presenta en dos formas:

  • La caspa grasa, dermatitis seborreica o estado seborreico severo: Aparece cuando se forman en el cuero cabelludo copos o escamas amarillentas que se adhieren a su cabeza y cabello.
  • La caspa seca o estados seborreicos leves: Aparece cuando se forman copos o escamas secas, blancas y sueltas sobre el cuero cabelludo y se desprenden de su cabeza y cabello.

Entre sus otros síntomas destacan el picor, el enrojecimiento y el cuero cabelludo graso o seco.

Las zonas del cuerpo donde puede aparecer seborrea es en cejas, pestañas, orejas, pliegue de la nariz, parte posterior del cuello, axilas, ombligo e ingle. Si son acompañadas por la formación de escamas deberían tratarse por un dermatólogo.

En casos excepcionales, la caspa puede conllevar la caída del pelo si no se trata. No obstante, todos los pelos que se hayan perdido a consecuencia de la caspa crecerán con normalidad en cuanto se trate la afección.

Evitar la caspa

Causas

La caspa está provocada por una levadura (hongo) microscópica llamada Malassezia que cuando prolifera (se reproduce), provoca una inflamación en el cuero cabelludo y esto resulta en un exceso de escamas.

Cuando el hongo Malassezia crece demasiado rápido, la renovación natural de las células resulta afectada e irrita el cuero cabelludo y aparece el picor. Otros hongos pueden desempeñar papeles similares en la causa de la caspa, al igual que ciertas bacterias.
Éste hongo se encuentra en la superficie de la piel tanto de las personas con caspa como en las que no. Su nombre técnico es pitriasis, ya que siempre están presentes en ella las esporas (célula reproductora producida por ciertos hongos, plantas y algunas bacterias) de Pitirosporum ovale este hongo es capaz de metabolizar la grasa humana (sebo).

La caspa leve puede ser causada por glándulas sebáceas sobrereactivas. Factores que pueden favorecer la proliferación de Malassezia:

  • Factores genéticos e inmunológicos
  • Exceso de sebo
  • Sobrepeso
  • Cambios hormonales
  • Estrés, hiperactividad y fatiga
  • Estilo de vida (mala alimentación, tabaco…)
  • Condiciones climáticas (sol, frío, viento, calor)
  • Productos para el cabello (champú inadecuado, tintes para el cabello, aerosoles, fijadores, secador de pelo…)
  • Interrumpir bruscamente el tratamiento anticaspa.